Avenida Manoteras nº 20, Edif. B. 1ª 28050 Madrid comunicacion.spain@lafargeholcim.com 91 213 31 00

Últimos avances en las construcciones sismorresistentes

Vivimos en tiempos convulsos, y no por eso la madre naturaleza se muestra clemente con nosotros, como hemos podido comprobar tras la serie de desastres naturales ocurridos en el continente americano. Los dos terremotos que han sacudido el país mexicano recientemente nos recuerdan que no tenemos control frente al poder de la Tierra y que lo mejor que podemos hacer es estar preparados para este tipo de eventualidades y limitar la destrucción todo lo que esté en nuestras manos.

Aunque no podamos hacer nada para evitar que ocurran estos fenómenos, sí que podemos contener las pérdidas tanto materiales como humanas que generan, y una buena forma de hacerlo es mediante la construcción.  Lo cierto es que este tipo de eventos son especialmente destructivos en lo referente a las poblaciones humanas, porque son capaces de derribar nuestros edificios con relativa facilidad y esto no sólo supone la destrucción de nuestro entorno, sino que para las personas implica la pérdida de sus viviendas, posesiones, etc. Los efectos catastróficos de los terremotos en nuestras ciudades han ocasionado que, sobre todo los países más sísmicos, entre los que podemos encontrar a Chile, Japón, Rusia o México entre otros, desarrollen una arquitectura más resistente a estos fenómenos para reducir las pérdidas que ocasionan. Se trata de un tipo de construcción caracterizada por el equilibrio entre la resistencia y la ductilidad de los edificios, que consigue evitar que las edificaciones sufran fisuras irreparables o derrumbes parciales y/o totales.

Para lograr este equilibrio se refuerza la estructura de las construcciones con muros de hormigón que conectan sus vigas y pilares y, por otro lado, se utilizan materiales lo suficientemente flexibles como para deformarse en caso de necesidad pero en ningún caso llegando a romperse.

Concrete room interior with chaotic cubic structures and empty window. Abstract architecture background, 3d illustration

Concrete room interior

Recientemente se han realizado importantes progresos en el campo de la ductilidad, progresos que se  plasman en la invención de un nuevo tipo de hormigón flexible. Se trata de un hormigón con una resistencia a tracción entre 300 y 500 veces mayor a la del hormigón convencional, lo que supone que al ser sometido a presión no se rompa sino que se doble. Esta característica le hace especialmente deseable en los casos de construcciones sismorresistentes. De hecho, los creadores de este hormigón han logrado incluso conseguir que se auto repare, volviendo a su forma original tras arreglar por sí mismo las fisuras que se hubieran podido ocasionar durante un terremoto u otra eventualidad.

Este tipo de descubrimiento es fundamental para el desarrollo de ciudades más resistentes, y supone un gran avance para la construcción sismorresistente, pero además es importante recordar que existen otras formas de apoyo a estas construcciones, como pueden ser la altura del edificio, la simetría del mismo, la disposición de puertas y ventanas y la cimentación.

Esperamos que en el futuro las pérdidas ocasionadas en terremotos como los que han asolado México este mes se vean notablemente reducidas por la adopción de medidas y materiales como este nuevo hormigón flexible. Mandamos todo nuestro apoyo a México.

No hay comentarios

Agregar comentario