Avenida Manoteras nº 20, Edif. B. 1ª 28050 Madrid comunicacion.spain@lafargeholcim.com 91 213 31 00

Carreteras de hormigón: durabilidad, tolerancia y seguridad

La red viaria está compuesta por carreteras convencionales, autovías y autopistas que discurren por todo el territorio nacional, siendo las infraestructuras que mayor volumen de tránsito sufren y que son claves para el desarrollo económico de nuestro país. Gracias a la vertebración del territorio que ofrecen, fomentan el bienestar de los españoles y hacen posible la existencia del mejor y mayor sistema de transporte de personas y mercancías. Actualmente, ninguna sociedad concibe su desarrollo al margen de un eficiente sistema de comunicación vial. Las carreteras se han convertido en obras estratégicas para el progreso, por lo que una obra vial bien planificada pasa por construir para el futuro.

La red de carreteras de España tiene, según datos del ministerio de Fomento 165.686 kilómetros, de los cuales 26.393 km (Red de Carreteras del Estado, RCE) están administradas por el Ministerio de Fomento y recogen el 52,1% del tráfico total y el 64,6% del tráfico pesado. Así, España destaca entre los países que encabezan la lista de los europeos con mayor número de kilómetros. Estas vías, en su mayoría, utilizan el asfalto como material principal, sin embargo, 2019 ofrece al hormigón un nuevo aliado de un futuro responsable y sostenible. Carreteras y vías de comunicación como son los ramales nuevos del enlace de Serín, en la Y de Asturias (autopista Oviedo-Gijón-Avilés), el tramo Variante de Adra-Enlace de Albuñol en la A-7, o el último tramo de la Autovía A-33, en vías de construcción, que conectará Murcia y Valencia, son algunos de los ejemplos de las carreteras que disfrutan de las tres principales características que presenta el hormigón para este tipo de infraestructuras: durabilidad, tolerancia y seguridad: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2010/08/31/empresas/1283261993_850215.html

Durabilidad

Uno de los principales beneficios del uso del hormigón para la construcción de carreteras, reside en el tiempo, en palabras de Benjamin Franklin: “Un hoy vale por dos mañanas” encontramos el valor que representa la durabilidad y construir para el futuro. Los caminos de concreto tienen una vida mucho más larga que los de asfalto, situando la cifra en 45 años de vida útil, frente a los 15 que caracterizan la temporalidad del segundo material. Esto, es debido a las características propias del material, el cual se adapta, gracias a su alta resistencia tanto a impactos como al desgaste y también, debido a su aplicación, tanto en la capa base como en la de la rodadura por la que circulan los vehículos. Del mismo modo, la resistencia hace que además de a los 45 años, se le añadan las pocas necesidades de mantenimiento que presenta y las facilidades que ofrece como excelente soporte para acabados superficiales como resinas, corindones y pinturas, convirtiéndolo así en el aliado de la sostenibilidad y el ahorro.

Tolerancia

El hormigón es el material más utilizado en trabajos de pavimentación en países como Bélgica o Estados Unidos, ya que supera en prestaciones mecánicas a otros como el asfalto o el adoquín, pero, sobre todo, debido a su altísima tolerancia a los factores climatológicos adversos. El comportamiento ante el fuego, humedad, calor, lluvias, frío o nieve, hacen de este producto el favorito de muchas comunidades, ya que proporcionan una excelente superficie de conducción bajo todas las condiciones climáticas. En España, es el caso de Asturias, donde las propias características de la región, más húmeda y con mayores cambios de temperatura, han hecho que el norte, sí apueste por el hormigón en algunos tramos de carretera. Algo que marca precedente y sirve como guía para poder seguir utilizando este material en el resto del país.

Seguridad

La seguridad vial se ha convertido en uno de los objetivos más perseguidos en los últimos años. Las carreteras de hormigón vuelven a destacar frente a las de asfalto en términos de prevención para los conductores. La durabilidad y la tolerancia a su favor, dan como resultado mayor seguridad, debido a que las carreteras compuestas por este material sufren acumulaciones de agua mucho menores, evitando el conocido aquaplaning (https://www.autocasion.com/actualidad/reportajes/reaccionar-ante-aquaplaning) y haciendo que la formación de surcos se reduzca de forma muy significativa, además de proporcionar una visibilidad muy buena para el tráfico durante las horas de la noche.

Las carreteras de hormigón, también se encargan de proteger el medio ambiente. La fórmula Durabilidad y tolerancia = seguridad, hace que este producto comporte importantes reducciones en la emisión de CO2 debido a la energía que se deja de emplear para elaborar más pavimentos que sustituyan a los antiguos. Por otro lado, los nuevos hormigones empleados en pavimentos ofrecen una combinación de óptimo agarre con mínimo desgate de la banda de rodadura del neumático.

Desde lafargeholcim, conscientes de que todo proyecto de construcción o mejora de infraestructuras es único en términos de soluciones técnicas, logística, operativa o inversión, desde autovías hasta carreteras comarcales, pasando por carreteras locales hasta autopistas, apostamos por el futuro y todas las posibilidades que este tiene para ofrecernos, como es en el caso de las nuevas denominadas carreteras verdes, las carreteras de hormigón.

No hay comentarios

Agregar comentario