Avenida Manoteras nº 20, Edif. B. 1ª 28050 Madrid comunicacion.spain@lafargeholcim.com 91 213 31 00

Construcción con hormigón en 3D

La tecnología aplicada a los diferentes sectores industriales evoluciona constantemente. Coches futuristas sin conductor, robots equipados de inteligencia artificial que se adelantan a nuestras necesidades, nuevas fuentes de energía limpia… La conocida como la ciencia aplicada a la resolución de problemas lo ha vuelto a hacer, esta vez, con la llegada de las casas 3D.

El diseño no es solo lo que ves, si no como funciona” – Steve Jobs

Chuck Hull, inventa la estereolitografía en 1983, un proceso que nace con la intención de que los usuarios prueben cualquier diseño antes de que se invierta en la fabricación del modelo definitivo.  Además, buscaba abaratar costes, reducir los tiempos de entrega y ajustarse  a las necesidades de cada consumidor. El primer objeto, impreso por Hull, consistió en una pequeña copa de plástico negro. Actualmente, 30 años después, nos encontramos con construcciones que van desde casas unifamiliares a edificios de cinco plantas.

Igual que ocurre en la impresión 3D de pequeña escala, el sistema funciona agregando material, capa por capa. Uno de los métodos para la realización de este proceso es el BatiPrint3D, el cual, consiste en una técnica que utiliza un brazo robótico, guiado por un láser que alcanza los cuatro metros de longitud y se encarga de depositar estas capas. La tarea, se desarrolla desde el suelo hacia arriba, trabaja tres tipos de materiales de construcción, donde nos encontramos una capa de encofrado, otra de aislante y una mezcla de concreto, lo que convierte a los muros, hechos con esta tecnología, en gruesos, duraderos y aislados.

Las construcciones pueden alcanzar todo tipo de formas, tamaños y aspectos, quedando limitadas a la imaginación del arquitecto, que gracias al empleo de materiales reciclados, además es respetable con el medio ambiente, reduciendo el número de residuos que se generan durante la construcción, ya que funciona con electricidad. El tiempo empleado también se reduce. La creación de este tipo de edificaciones, oscila entre las 12 y las 72 horas, llegando a disminuir los tiempos de producción entre un 50 y un 70%, abaratando así, los costos del proyecto. Además, gracias a la rapidez con la que se construyen, pretenden servir para solventar que a día de hoy más de mil millones de personas vivan en la calle, ayudar en situaciones donde los desastres naturales arrasan con todo o incluso convertirse en una vivienda social, como ya ha ocurrido en Europa.

Gracias al mencionado BatiPrint3D, se  crea la primera casa habitable y sostenible en Nantes, Francia. La universidad de Nantes, junto con LafargeHolcim y un gran equipo de investigadores, arquitectos, científicos y actores de la industria, dieron vida a Ynhova. La vivienda, dotada de 95 metros cuadrados, está diseñada para una familia de cinco personas y cuenta con cuatro dormitorios además de estar formada por paredes curvas que ayudan a reducir los efectos de la humedad y dar amplitud, cuenta con sensores que controlan la calidad del aire y la temperatura.

http://www.lgblog.cl/tecnologia/la-primera-vivienda-social-impresa-3d-francesa/

La edificación, fue construida en 54 horas y significa solo el primer paso en este tipo de construcciones, ya que, la impresión 3D fomenta la construcción sostenible al no producir residuos, emplea menos material y gasto energético, es un tipo de vivienda que se traslada fácilmente y permite al arquitecto todo tipo de posibilidades creativas.

En definitiva, que el mundo está cambiando es un hecho. La innovación, el desarrollo y la adopción de nuevas  soluciones tecnológicas para una construcción más eficiente han llegado para quedarse.

No hay comentarios

Agregar comentario